<< back to Teachings as part of Mar de Jade Programs

Suéltate- libérate de lo que sabes

By Zoketsu Norman Fischer | Dec 01, 2006
In topic: Everyday Zen
Les quiero saludar a todos otra vez y darles la bienvenida a este retiro seshin. Gracias por venir, yo sé que no es fácil hacer el tiempo para venir. Deseo que todos estén cómodos y tengan todo lo que necesiten para estar listos para una semana de práctica.

 



Les quiero saludar a todos otra vez y darles la bienvenida a este retiro seshin. Gracias por venir, yo sé que no es fácil hacer el tiempo para venir. Deseo que todos estén cómodos y tengan todo lo que necesiten para estar listos para una semana de práctica.

Tenemos suerte de poder practicar aquí en Mar de Jade, el lugar donde en cada periodo de práctica, pláticas del Dharma y en lo que hagamos, podemos escuchar el gran sonido del mar. Que nos recuerda constantemente que hay fuerzas en la vida que son mucho más grandes que nosotros, y nos recuerda que la vida es más grande que nosotros y nuestros problemas. Y que en cada momento de nuestras vidas hay fuerzas que no podemos entender y que no podemos controlar. Entonces, durante todo el día podemos recordar esto y recordarlo cuando estemos escuchando el sonido del mar. Y estas fuerzas que están más allá de nuestra comprensión y más allá de nuestro control, apoyan nuestras vidas y no están lejos de nosotros. Están presentes en cada respiración que tomamos, y cada vez que movemos nuestros brazos o damos un paso, todas esas fuerzas están aquí.

Está mañana yo quiero empezar desde el principio. Todos somos personas tan inteligentes y ya entendemos muchas cosas, pero ¿Por qué estamos todos aquí? y ¿qué estamos tratando de hacer?

Esta mañana estaba pensando en las personas que trabajan en la cocina para preparar nuestras comidas. Podrías decir sus nombres Laura: “Norma, Víctor, Lili que salió y Mari que esta en la cocina ahora”. Perdón si no recuerdo sus nombres, pero recuerdo sus caras. Entonces, estaba pensando en ustedes y estaba pensando en cuanto debes entender para preparar una comida. Debes conocer todas las diferentes verduras y frutas, tienes que saber la diferencia entre un plátano y el tofu, tienes que saber cuales van bien juntos y cuales no, cuales comer cocidos y cuales crudos. Tienes que conocer lo que es un cuchillo, lo que es una olla, lo que es una cuchara, una espátula; tienes que usar la olla como olla y el cuchillo como cuchillo, no puedes usar la olla como si fuera un cuchillo, no funciona, o el cuchillo como si fuera una olla. Estas cosas tienes que saber. Y tienes que entender sobre el calor, tienes que saber mucho sobre el tiempo y estar a tiempo, y tienes que entender sobre medidas y cantidades. Y tal vez hay cientos de cosas en la cocina, todas las cosas de comer y todos los utensilios, y no tienes tiempo para consultar una lista para saber donde están todas estas cosas, tienes que memorizar donde tienes todo para que lo puedas encontrar rápidamente y trabajes. Entonces, realmente tienes que conocer una tremenda cantidad de cosas sólo para cocinar una comida. Y yo pienso, que si tuvieras que escribir todas estas cosas para que si alguien de otro planeta viniera y nunca hubiera cocinado nada, pudiera leer en lo que escribiste como cocinar, te pasarías el resto de tu vida escribiendo como hiciste una comida y posiblemente tuviera diez mil páginas y aun así, tal vez, está persona de otro planeta no podría entender como lo hiciste.

Entonces todos somos así, conocemos una gran cantidad y entendemos una tremenda cantidad de cosas. Todos sabemos como caminar y no caernos, sabemos pararnos y sentarnos. Sabemos lo que es una puerta, no vemos una cosa cuadrada en la pared y nos preguntamos ¿qué es eso?, ¿es un cuadro?, ¿es un dibujo en la pared?, ¿es un gabinete?, ¿qué es? Sabemos que es una puerta y como usar la perilla para abrirla y atravesarla. Entonces, todos sabemos muchísimas más cosas de las que podemos recordar o enlistar. Todos podemos hablar y entender el lenguaje. Algunos de nosotros podemos entender y hablar más de un idioma, lo cuál puede parecer absolutamente imposible para otros de nosotros, pero algunos de nosotros podemos hacer esto con facilidad. Cuantas miles y miles de palabras conocemos nosotros y sabemos como usarlas para formar frases comprensibles.

Entonces, tenemos una capacidad asombrosa como seres humanos. Ni siquiera podemos nombrar todas las cosas que conocemos, pero cuando llega el momento de usarlas surgen espontáneamente. Verdaderamente la capacidad de cada uno de nosotros es sorprendente. Y todos coexistimos con muchas cosas. Existimos juntos con el mar, con sartenes y ollas, dentro de nuestro cuerpo y unos con otros en una comunidad de personas. Y sería absolutamente imposible ser quienes somos sin todo esto que nos interrelaciona alrededor. Si no hubiera cielo o mar, si no hubiera plantas, animales y otras personas, seria imposible que existiéramos tú y yo. No sería posible existir sin todas estas cosas que hacen posible nuestra presencia, todas estas cosas que sostienen nuestra existencia como seres humanos. Entonces, nunca estamos solos, y si estamos vivos ahora, quiere decir que somos amados.

Entonces, ¿cuál es nuestro problema? Creo que nuestro problema es que con todas las cosas que sabemos también hemos aprendido quienes somos y qué es el mundo. Y estas cosas no se nos han enseñado directamente, sino las sabemos a través de todas estas otras cosas que están interactuando con el quienes somos. Y parece que lo que hemos aprendido de quienes somos y de lo que es el mundo no es correcto o, tal vez, una mejor manera de decirlo, sería que lo que hemos aprendido de quienes somos nos causa bastante sufrimiento y ansiedad. La mayor parte del tiempo o muchas veces no estamos contentos con nosotros mismos. No estamos contentos con lo que se nos ha dado en la vida, no estamos felices con el mundo en que vivimos. Tenemos muchos conflictos con otras personas y esto nos causa mucho dolor, y parece que no podemos encontrar la salida. A menudo, nos sentimos humillados o sentimos que nos están faltando al respeto, nos sentimos confundidos y oprimidos en nuestros deseos, en nuestro mayor deseo, el de vivir y no morir. Pero parece que esté será reprimido algún día.

Todos estos problemas sólo son problemas por lo que hemos aprendido sobre quienes somos y qué es el mundo. Si pudiéramos entender de una manera diferente quienes somos y qué es el mundo, todos estos problemas que parecen tan parte de nuestra vida también serían diferentes. Tanto así, que si entendiéramos nuestra vida y el mundo de otra manera, ya ni siquiera podríamos llamar a estas cosas problemas y no estaríamos sufriendo por estos problemas, ya no serían problemas; simplemente los entenderíamos como vida, como la belleza y el misterio de la vida. Y ya no nos sentiríamos oprimidos por ellos, entonces podríamos vivir esta vida que tenemos con nuestras asombrosas capacidades en libertad y en armonía.

Como decía hace un momento, el entendimiento en nuestras vidas es muy completo y profundo, es tanto, que ni siquiera nos damos cuenta de todo lo que entendemos. Y por esto es que entender las cosas de otra manera no es un asunto menor, porque aquí no estamos tratando de entender algo, estamos tratando de iluminar aquella persona que entiende y esto no es algo fácil. En realidad es algo muy sencillo, de hecho, es tan sencillo que te da coraje, es muy sencillo pero no es fácil. Todos pensamos que el entendimiento es algo que se puede hacer, que podemos lograr. Entendemos con la mente, con el idioma; todos somos personas inteligentes y podemos aprender cosas, todos fuimos a la escuela. Pero iluminar el ser es algo diferente, esto requiere algún despertar, un despertar radical a una nueva perspectiva. Y esta perspectiva no es algo que simplemente podemos describir con palabras y con la inteligencia; también es un girar del corazón y a su vez es un entendimiento que hay en el cuerpo. Entonces nuestra manera habitual de entender no es suficiente.

Y es por eso que tenemos este itinerario tan riguroso. Y lo que les podría parecer en un principio arreglos complicados y minuciosos para aquellos de ustedes que son nuevos en esto, les pido disculpas porque aparezcan tan complicados. Realmente lo siento. Yo no gozo creando situaciones tan complicadas, que les puedan hacer sentir como niños que no saben que hacer. Como cuando eras niño y los adultos te decían todo el tiempo que todo lo que hacías estaba mal. De cualquier forma que te pararas o caminaras, siempre era de la manera equivocada. Es una sensación muy incomoda y les pido disculpas por esto. O tal vez a algunos de ustedes les pueda recordar cuando fueron jóvenes y estaban en la iglesia. Y te decían todo el tiempo: “silencio, silencio” y decían: “aquí es donde debes rezar, aquí es donde te debes poner de rodillas, aquí debes de poner las manos así”; y decían: “debes verte como santo y sentirte como santo”, aunque no te sintieras muy santo y no te interesara verte así, porque querías jugar y gritar, y era realmente perturbador que no te dejaran hacer eso. Posiblemente todas estas cosas que hacemos te pueden hacer sentir así.

Pero aunque no lo crean todas estas cosas no son realmente complicadas, verdaderamente son más sencillas que las cosas que ustedes hacen todo el tiempo, pero porque son diferentes de las cosas que ustedes conocen, automáticamente parecen complicadas. Y espero que en unos días de practicar se acostumbren a estas formas y lleguen a gozarlas. Y el sentido de todo esto es el siguiente: practicar de esta forma es ser liberado de la carga de ti mismo. Realmente no lo pensamos de esta manera pero es muy cansado que cada uno de nosotros carguemos sobre nuestras espaldas la carga de ser nosotros mismos. Recogemos esta carga tan pronto nos despertamos en la mañana, la cargamos todo el día, y en la noche, cuando vamos a la cama, pensamos que la estamos dejando por un rato. Pero tan pronto nos dormimos y empezamos a soñar la volvemos a recoger en los sueños. Estamos tan acostumbrados a cargarla que ya ni nos damos cuenta que la estamos cargando. Entonces, el objetivo de todas estas formas que parecen tan rigurosas, es el de liberarte del peso de cargarte a ti mismo.

Todas estas formas y reglas permiten compenetrarse con todo lo que hay en el universo. Todos estos detalles y formas de pararse y de caminar, te van ayudar a entender que no estas solo, que tu vida verdadera fluye junto con la vida de todos y no solamente con todas las demás personas, sino con el mar y con el cielo.

Entonces, para que nosotros podamos entender más profundamente y diferentemente quienes somos y lo que es el mundo, necesitamos ayuda de toda otra “civilización”. Tenemos que crear todo un mundo que facilite un entendimiento especial, y eso es lo que hacemos en nuestro retiro. Cada uno de nosotros contribuye con una parte, lo que facilita que los demás podamos comprendernos de una manera diferente. Y creo que todos entendemos que una parte de esta “civilización” es la práctica de la meditación y el esfuerzo que cada uno de nosotros hacemos en esta práctica. Y esta “civilización” también incluye bastante silencio, esto es muy importante. Y como lo hemos hablado, incluye formas particulares de caminar, de pararnos, formas particulares de comer los alimentos, y también, incluye los cantos, las palabras, el entendimiento y nuestros propios pensamientos y reflexiones. Entonces, yo les pido que si se encuentran pensando que todos estos detalles son enfadosos y no tienen sentido, y adentro de ustedes se están rebelando en contra de ellos y sienten que les restringen su individualidad -a veces hasta les puede dar coraje-, si sienten cualquiera de estas cosas, yo simplemente les pregunto: por favor piénsenlo otra vez. No nieguen lo que están sintiendo sobre esto, observen lo que sienten, es una parte muy importante de todo esto. Pero piénsenlo y piénsenlo dos veces, no necesariamente crean es sus primeros pensamientos. El sentido aquí no es imponer restricciones del exterior hacia nosotros; el sentido es crear un punto de vista a partir del cual podamos sentir desde dentro nuestras vidas. Llegar a entender que nuestras vidas no son lo que siempre hemos pensado que eran. Que la mayor parte de lo que hemos asumido sobre nuestras vidas no es correcto. A través de nuestro cuerpo, nuestro corazón y nuestra mente, debemos llegar a sentir nuestra vida diferente, y por ese motivo hay todas estas formas. Entonces, por favor intenten lo mejor que puedan, sean muy honestos consigo mismos y con lo que sienten y lo demás que se presente, es muy importante que honren y entiendan todo lo que sienten. No hay nada de lo que sientan que no sea parte de nuestra práctica, no hay nada de lo que sientan que sea malo o que no se permita. Entonces es muy importante darle bastante espacio a todo lo que está surgiendo dentro de ustedes, y dejar que la forma del retiro sea el contenedor que sostenga todo eso. Para que ustedes puedas entenderlo y sentirlo de una manera diferente.

Ahora, otra gran parte de nuestro itinerario es el trabajo diario. Y todos nosotros trabajamos diario, entonces podemos estar tentados a pensar los periodos de trabajo en el retiro como tareas que tenemos que cumplir. Pero realmente estos momentos de trabajo no son el momento de hacer tareas, son una parte importante de la práctica y un momento para poder transformarnos. Esto es muy difícil porque todos tenemos actitudes profundamente arraigadas sobre el trabajo y podemos tener actitudes sobre este tipo particular de trabajo que estamos haciendo, entonces necesitamos sentir estas cosas de otro modo.

Existe un viejo cuento Zen sobre el trabajo: “Un día Lin-ji se fue a trabajar sin nada en las manos, no tenía herramienta y Huang-po le preguntó -¿Dónde esta tu pala?- para lo cual Lin-ji le respondió –alguien se la llevó-. Entonces Huang-po le contestó -vente aquí quiero hablar contigo de esto-. Lin-ji se le acercó y Huang-po que si tenía una pala en la mano levantó la pala y le dijo –nadie en la tierra puede levantar esta pala-. Entonces, Linji le quitó la pala a Huang-po y él la levanto, y le preguntó -¿cómo es que yo la puedo levantar?- ante lo cual Huang-po le contestó – hoy hay alguien que verdaderamente está trabajando-”. Este relato muestra cuan vivos eran los viejos maestros Zen. ¿Cómo podemos nosotros en este retiro practicar con esta historia?

Cuando estás trabajando, sea lo que sea que estés haciendo, no pienses que sabes lo que haces. Si estás barriendo, dite a ti mismo “esto no es barrer”; si estás lavando los trastes, dite “esto no es lavar trastes”. Recoge los trastes como si estos fueran un tesoro precioso, cada uno de los trastes, un tesoro precioso que se te ha dado y que nunca recibirás otro igual, y dale tu atención completa a cada traste. Si encuentras esto difícil de hacer y tu mente divaga un poco, tan pronto te des cuenta de que divaga regrésala. Entonces entrena tu mente de esta manera para ver cada traste como un tesoro. Suelta el tiempo y el espacio, y especialmente suéltate a ti mismo y desaparécete en el traste; desaparécete en el agua de los trastes, desaparécete en los vegetales que estas cortando; desaparécete en el hecho de que estás parado ahí donde estas. Y cuando entres al Zendo y cruzas la puerta, no creas que estás entrando al Zendo, no sabes lo que es este cuarto. Y cuando camines, por favor camina de esta forma y no sólo hagas una meta el llegar a tu asiento, no estés pensando “voy a mi asiento”. Tal vez nunca logres ir tan lejos, realmente no lo sabes. Entonces toma un paso cuidadosamente, y si esto funciona toma el siguiente. Sólo da un paso a la vez, y si llega a suceder que llegues a tu asiento, deja que esto sea una enorme sorpresa y con gratitud has una reverencia a tu cojín y date vuelta para hacer una reverencia a todo el universo de seres sintientes y siéntate en tu asiento. Toma una respiración plena, llena y decisiva, inhalando aire ilumina el universo entero y exhalando, trae todo el cuerpo y la mente a un descanso. Y sólo toma una respiración, y si eso va bien, toma otra. Deja que todo el mar y todo el cielo sean parte de cada respiración. Esta era la forma en que Lin-ji y Huang-po practicaban.

También practica de esta forma cuando estás caminando a tu cuarto, cuidadoso con cada paso, sin saber a donde vas, sin asumir nada. Observa el silencio y observaremos el silencio juntos, y al observar el silencio no quiere decir que nos estemos ignorando los unos a los otros, no es que no nos demos cuenta de quien esta alrededor, eso no es silencio. Observar juntos el silencio es incluirnos los unos a los otros en una manera más amplia y profunda de la usual. En vez de decir cuando vemos a alguien, “oh es sólo Andrés…ah es John y sé todo sobre él… oh es Martha y ya conozco a Martha, a los tres… es Antonieta, ya la conozco”. No, tú no sabes quién es, no tienes idea, de la misma manera que no sabes quién eres tú.

Entonces, en silencio nos incluimos los unos a los otros de una manera mucho más grande. Y al cruzarnos en el camino podemos hacer una reverencia el uno al otro. Esto puede parecer extraño, la costumbre de hacer una reverencia el uno al otro al cruzarnos, pero es una manera de decir “yo entiendo que no conozco la grandeza de lo que eres pero la honro”. Y durante nuestro largo descanso de la tarde, por favor traten de aprender a gozar la inmensidad de sus vidas. Uso la palabra descanso entre comillas, porque realmente no hay descansos. Piénsenlo, si creen que hay un descanso, eso quiere decir que el resto del tiempo no es un descanso, y debido a que los descansos siempre son tan cortos comparados al resto del tiempo, siempre estamos sufriendo y con exceso de trabajo porque no tenemos muchos descansos. Entonces, si no hay descansos quiere decir que tampoco hay trabajo, todo es un descanso, no hay nada más que descansos. Toda nuestra vida entera es un largo descanso. No puedes tomar un descanso de tu vida, como podrías, “Estoy tomando un descanso de la vida, voy a morirme por un rato”, no puedes hacer eso, no hay descanso. Después tendrás un descanso bastante largo, no te preocupes ahora por el descanso.

Entonces, nuestra práctica incluye el gozar nuestro descanso. Entonces cuando llegue la hora del descanso, pero con comillas, esto es un tiempo bastante importante para practicar y ver si es posible de que no regreses a tu modo usual de ser. Y claro que lo harás, y cuando lo hagas recuerda, di "ah” y trata de regresar al presente. Puedes decirte a ti mismo, de la misma manera en que dijeron Lin-ji y Huang-po, “nadie más en el mundo puede estar sentado donde estoy sentando, nadie en el mundo puede caminar en este camino ahora, nadie en el mundo puede estar aquí en la playa de Mar de Jade y sin embargo estoy yo aquí”. ¿Cómo es esto? Entonces, por favor has lo mejor que puedas para practicar de esta manera. Y esto es un trabajo lento y algo doloroso, sería fácil rendirte antes de comenzar, entonces tienes que tener mucha paciencia. Tienes que realmente regresar constantemente a donde estás. Y se te va a olvidar miles y miles de veces porque tu hábito de pensar que eres alguien que no eres y que el mundo es algo que no es, es muy fuerte. Poco a poco tenemos que ir despertando, entonces cuando se te olvide, no seas impaciente. Siempre puedes iniciar tu práctica en este momento. Aunque pasen cinco días del retiro y de repente te des cuenta, “he estado dormido durante cinco días, se me olvido empezar el retiro, ya pasaron cinco días”, esto no importa, comienza ahora. Sólo se necesita un segundo para practicarlo, un segundo es suficiente y entonces con mucho cuidado y mucha persistencia continuamos. Y todo el día hay muchas oportunidades y tú verdadero ser va estar llamándote en cada momento. Entonces trata de escuchar.

Otra práctica que tenemos en el retiro se llama Dokusan, y eso quiere decir venir a visitarme a mí. Y seguro tendré oportunidad de ver a cada uno de ustedes esta semana. Y esta práctica de venir a ver al maestro y traer las profundidades de tu proceso espiritual al Dokusan, es algo muy importante de la práctica espiritual. Sergio va a ser el asistente Jisha, ¿todos conocen a Sergio por acá? Y no importa que idioma hablen, Sergio lo habla. Y vamos a empezar en un punto del cuarto y seguiremos en orden. Espero que cuando les toque su turno estén en el humor para venir, o no. Y claro, si por alguna razón no quieren venir, no es cien por ciento necesario, es posible saltarlos y que regresen más tarde. Pero lo mejor sería que vayamos en orden, porque si no a lo mejor nos confundimos, “¿a quién me salté?”, y esto lo hace más difícil para Sergio. Además, como pronto notarán, cuando llegue su turno, será el momento correcto para ti. Aunque sientan resistencia en ese momento, se darán cuenta que “es el momento exacto para mí”. Entonces, cuando te llegue el turno de venir, piensa en que es lo más importante ahora, como comprendo este momento de mi proceso espiritual y de eso vamos a hablar.

Entonces probablemente comencemos Dokusan esta tarde, después del descanso entre comillas.

Entonces, quiero agradecer a Enrique y Laura por organizar las cosas, gracias. Gracias a todos ustedes por venir, cada retiro largo es una ocasión muy importante en la vida de las personas que asisten. Sus vidas serán transformadas para siempre como consecuencia de este retiro. Y nadie aquí puede decir si algún día haremos esto otra vez. Entonces, por favor hagan buen uso de su tiempo. Cada minuto que tienen es precioso y mucho se ha invertido en crearlo. Entonces, por favor usen su tiempo bien.

Gracias.


Traducción: Mikael Lomelin Benchetrit, Xalapa, Veracruz.